rss


12º Domingo Tiempo Ordinario. La tempestad calmada

Domingo 21 de junio de 2015

Estamos ya al comienzo del verano y al final del curso escolar. Empezamos esta temporada más tranquila y relajada pero, al mismo tiempo, continuamos viviendo con intensidad nuestra fe y celebrando el domingo, día del Señor. Aunque sea verano, aquí o allí dónde estemos, hay que seguir participando de la eucaristía.
El lago de Genesaret, capaz de encresparse rápidamente, en este evangelio ofrece una lección sobre la CONFIANZA en Jesús. Hoy Jesús es el que domina el mar, como Yahvé, el SEÑOR de la naturaleza. La vida es movimiento, no podemos quedar siempre en la misma orilla. La causa de Cristo nos envía hacia nuevos horizontes. En el lago, los discípulos llevan a Jesús con ellos. Con Jesús el mar no da miedo. A menudo los temporales nos asustan. Pero Dios está con nosotros, en nosotros. La CONFIANZA va más allá de las dificultades. El miedo no nos deja sentir la proximidad de Jesús. Tener Fe es tocar el Inaccesible. Jesús es cercano y trascendente, silencioso y elocuente, en tantas cosas, acontecimientos y personas.
Haz, Señor, que superemos los momentos de crisis o de dolor, con la mirada puesta en lo que es definitivo. Ante el mar revuelto: Tu estás AQUÍ, Señor, a nuestro lado. Ilumínanos para tomar las decisiones acertadas.

PDF - 1.1 MB

Oración: La Iglesia, cada comunidad y cada persona están en tus manos

Queremos escuchar, Señor Jesús,
la invitación a pasar a la otra orilla
que haces a toda la Iglesia y especialmente
a los que ejercen algún ministerio,
a las religiosas y religiosos
y a cuantos deseamos vivir
según tu Evangelio.

Debemos confesar, sin embargo,
que no somos tan atrevidos como tú
y con frecuencia pensamos que todo se hunde,
olvidando que la Iglesia, cada comunidad
y cada persona están en tus manos.

Por eso te pedimos que tengamos fe abundante
para obedecer a tu palabra
y superar tantos miedos que nos paralizan.

Al final de curso y cuando llegan vacaciones
te pedimos que este tiempo
sea una oportunidad para revisar,
a la luz del Evangelio,
nuestra vida personal y familiar,
nuestro compromiso eclesial y social.

Te pedimos especialmente por las familias
y los niños que no podrán gozar de vacaciones;
por los jóvenes que en estos meses
tendrán la oportunidad de descubrir
“la otra orilla” de la vida
haciendo una actividad solidaria
o conociendo a otras personas y culturas:
que sea para ellos una buena ocasión
para descubrir y seguir la vocación
de servicio a los demás, a la que todos somos llamados.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...