rss


4º Domingo de Cuaresma: encuentro con Nicodemo

Domingo 15 de marzo de 2015

Después de las lecturas que venimos escuchando los domingos de cuaresma, el conflicto contra Jesús se va acelerando. Sabemos que tendrá su punto culminante en la Pasión de Jesús. Las afirmaciones centrales de la conversación de Jesús con Nicodemo son un resumen rápido de la larga historia de la salvación. La imagen del camino nos puede dar a entender - como Nicodemo - que somos buscadores en medio de la noche y en ocasiones a oscuras, seguimos el camino con la ayuda de la Palabra de Dios, que es la luz. La meta es el conocimiento de Cristo Salvador.
La primera lectura es un recuerdo histórico de que Dios, a través de los profetas, advierten que a pesar de las desobediencias a la alianza, Dios no es castigo, sino misericordia. En la 2ª lectura nos dice que no son nuestras obras, sino su gracia la que nos libra de la muerte; y nos pide una reorientación de nuestra vida. El evangelio nos remarca el amor de Dios al mundo, hasta el punto que envía a su Hijo para que el mundo se salve por él, para llevarle la luz y tengan vida eterna. Es preciso estar abiertos a la luz. Por eso, nuestras obras han de ser siempre fruto de un corazón agradecido a Dios y a los demás. Que la cruz de Cristo nos estimule a ser “piedras vivas” de comunidad.

PDF - 1.2 MB

Oración: Que la Iglesia sea en el mundo signo de salvación

Dios nuestro, nos llena de agradecimiento
y gozo saber que eres rico en misericordia
y tu deseo es amarnos
y hacernos vivir como hijos e hijas
junto a tu Hijo Jesús;

por eso te pedimos la gracia de creer
en la buena noticia de tu amor de Padre
y de saberlo expresar
en nuestra vida personal y comunitaria,
tal como Jesús nos enseñó a vivir.

Que sepamos mirar al mundo y a las personas
con tus ojos amorosos de Padre
y aprendamos cada día a buscar el bien
y a preocuparnos por los demás
con un corazón compasivo como el tuyo.

Ayúdanos, Padre, a superar la tentación
de creer que la persona se eleva
cuando tiene más dinero o más poder
o cuando ha podido humillar a los demás;
haznos seguir el modelo de elevación de Jesús
que es entregarse sin medida.

Que la Iglesia sea en el mundo signo de salvación,
mostrando el gozo de la fraternidad,
la alegría de la fe,
la capacidad de perdón y reconciliación
entre personas y pueblos,
el respeto y la valoración de cuanto es
auténticamente humano y ennoblecedor.

Que en el camino hacia la Pascua
nuestros corazones se vayan llenando de luz.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...

  • Primeras Comuniones-(3 de octubre)