rss


D. 1º Cuaresma. La tentaciones de Jesús

Domingo 14 de febrero de 2016

El pasado miércoles empezó la Cuaresma con la imposición de la ceniza. Seguramente escuchamos las palabras “convertíos y creed en el Evangelio”. Y un programa de Cuaresma que no se basa en el éxito de las obras de penitencia, sino en ser realmente creyentes: creer en el Evangelio, elegir el camino de Jesús, el único que lleva a la vida. Un camino que, guiados por los valores de Jesús, nos invitará durante toda la Cuaresma a la conversión sincera y a creer en Él.
La Cuaresma nos recuerda “cuarenta días” de camino hasta llegar a la Pascua: para experimentar la proximidad de Dios y así ser capaces de estar cerca de los hermanos; no siendo indiferentes nos dice el Papa Francisco; con oración, cercanía y solidaridad con todos.
Hoy se nos presenta brevemente los cuarenta días de Jesús en el desierto y las tentaciones. Jesús, en las tentaciones, de las que sale vencedor, nos enseña el camino: no poner a Dios a nuestro servicio; no usar medios que no son del Dios vivo; no provocar su bondad o su omnipotencia, sino dirigirnos a él con toda confianza.
Las tentaciones no han acabado, continúan también hoy y bien seductoras. Nosotros también seremos tentados como Jesús. Las tentaciones siempre suelen venir disfrazadas y con otros nombres. Me atrevo a indicar algunas modernas tentaciones: del indiferentismo: me da lo mismo, todo vale. De la moda: se lleva. Del conformismo: resignado, acomodado. Consumismo: consumir, tener, dominar cosas y personas. Usar y tirar: nada es absoluto y para siempre, es caduco. Agnosticismo: ¿dónde está Dios; para qué sirve Dios? Desencanto: para qué luchar, nada merece la pena. Las tentaciones tratan de desviarnos del Proyecto de Dios. ¿Qué actitud tienes ante ellas? Yo, tú estamos llamados a vivir como hijos de Dios, pongámonos en sus manos conducidos por el Espíritu Santo, como Jesús y sigamos su proyecto.
Hoy es el domingo de la campaña con tra el Hambre en el Mundo. Tengamos una mirada de amor y misericordia.

PDF - 1.3 MB

Oración:
Sólo asido a ti, puedo seguir caminando hacia la vida


Gracias, Jesús, porque con tu lucha
contra las tentaciones del diablo
nos has dado ejemplo y fuerza
contra las tentaciones, tan reales, de cada día.

Tú no quisiste venderte el alma
por la satisfacción de tu apetito,
y nosotros nos creamos tantas necesidades
artificiosas, siempre insatisfechos,
mientras hay hermanos nuestros
que no tienen cubiertas las necesidades
de supervivencia y de una vida digna,
y mientras el planeta va agotando
sus recursos y su capacidad
de regeneración.

Tú no te dejaste seducir por el poder
y la soberbia, que mueven a ver a los demás
como unos rivales a someter
o unos súbditos a explotar,
y nos anulan la capacidad de ser hermanos.

Tú no quisiste hacer de Dios
una especie de guardaespaldas
protector contra toda desgracia.

Ayúdame a levantarme cada vez que caigo,
porque sólo asido a ti,
puedo seguir caminando hacia la vida.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...

  • Primeras comuniones-(27 de septiembre)
  • Primeras Comuniones-(3 de octubre)