rss


Domingo 18 T.O. Pan compartido

Martes 4 de agosto de 2020

La Liturgia nos convida a sentarnos a la mesa, que el proprio Dios ha preparado, y donde nos ofrece el alimento, que sacia nuestra hambre de vida, de felicidad, de eternidad. Hoy en el salmo hemos escuchado: “Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores”. Esta expresión refleja muy bien lo que hemos proclamado en las lecturas de este domingo: el don del Señor es abundante y generoso.
El profeta Isaías aparece como un pregonero que anuncia la llegada de Dios e invita a todos los que no tienen nada a acercarse y saciar la sed y el hambre que no calman otros bienes. Es juntamente la Palabra de Dios que satisface los anhelos del ser humano, que son de amor. A ese amor fiel de Dios que está ….

PDF - 1.3 MB

Oración: Eres un Dios cercano que escuchas siempre el clamor de los que te invocan
Señor, gracias porque eres un Padre
atento a las necesidades de tus hijos.
Escuchas siempre sus inquietudes,
curas las enfermedades que los debilitan,
pronuncias la palabra que los anima
y los alimentas cada día con tu pan.
Te pedimos perdón porque, a veces,
intentamos satisfacer nuestros anhelos con otros dioses,
dedicamos tiempo y afecto a ídolos
que nos satisfacen.
Nos cuesta entender la gratuidad de tu Amor,
aceptar que no podemos comprarlo ni merecerlo.
Por eso no siempre lo valoramos suficientemente.
Tú, en cambio, te compadeces
de aquellos que te buscan.
Quienes van a tu encuentro
reciben tu alimento hasta quedar saciados.
Eres un Dios cercano que escuchas siempre
el clamor de los que te invocan.
No los despides cuando se hace tarde,
sino que les das de comer
y recuperan energías para continuar el camino.
Gracias porque ni siquiera el disgusto
por la trágica muerte de tu precursor
te impidió mostrarnos tu Amor.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...

  • Primeras Comuniones-(3 de octubre)