rss


Domingo 6º Pascua: Os llamo amigos...

Sábado 9 de mayo de 2015

Hoy nos puede sorprender que Jesús da a los discípulos el título de amigos. Ya en el Antiguo Testamento Abrahán y Moisés lo eran de Dios, y eso significaba que Dios había hablado cara a cara con ellos de su proyecto salvador. Lo mismo con nosotros, Jesús mira, nos llama amigos y comparte con nosotros lo que quiere hacer y está haciendo. Jesús “da la vida por sus amigos” y pide que sus discípulos se mantengan en el mismo amor que él tiene al Padre, fuente de todo amor y santidad, para poder vivir la experiencia que él nos ofrece: “que os améis unos a otros como yo os he amado”.
En la parroquia, el mes de mayo es muy intenso en espiritualidad y en vida sacramental: bautismos, primeras comuniones, confirmaciones, unción de enfermos, mes de mayo a la Virgen, fiestas parroquiales al Corazón de María, convivencia-asamblea parroquial, semana vocacional, “celebración del Paso”, Rastrillo solidario etc. Tantos y tantos momentos que vienen a cambiar la vida habitual de la comunidad parroquial, son ocasión para vivir intensamente los “frutos” de la Pascua. La experiencia de sentirse amigo de Dios y la experiencia de ser miembro del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, debe llevarnos a ser testigos de Jesús Muerto y Resucitado. Dios es amor, ahora nos llama a nosotros a evitar el sufrimiento de las personas. El Padre y el Hijo nos entregan su amor en persona, la llama de amor viva, el Espíritu, para ser ”piedras vivas” de cdad.

PDF - 1.5 MB

Oración: Aprender a ser tus discípulos

Señor Jesucristo, te damos gracias
porque nos amas como el Padre te ama a ti,
porque nos comunicas tu alegría
y compartes la amistad con nosotros;
gracias porque nos haces ver, como a Pedro,
que tu amor y el del Padre no excluyen a nadie,
sino que abrazan a toda la humanidad.

Que la fuerza de tu amor, Señor Jesús,
nos ayude a amarnos verdaderamente
entre nosotros, mujeres y hombres
hijos del mismo Padre y hermanos tuyos;
porque nos cuesta saber amar como tú
cuando tenemos prejuicios contra alguien,
cuando nos perjudican; o a las personas que tienen
otra creencia religiosa,
una postura política diferente,
o son de otro país, cultura o lengua.

Si somos sinceros, Señor Jesús,
percibimos que nos cuesta amar
sobre todo porque no queremos salir del pequeño nido
de nuestra comodidad
y no acabamos de aceptar a todos como hermanos;
quizá por eso nuestra alegría
nunca llega a plenitud, como la tuya.

Ayúdanos a dar cada día un paso,
por menor que sea,
en el camino de aprender a ser tus discípulos.

Que nos ayude también María,
la Madre que has dado a todos tus discípulos.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...

  • Primeras comuniones-(27 de septiembre)
  • Primeras Comuniones-(3 de octubre)