rss


Domingo XXVI T.O. Hijo, ve a trabajar a la viña

Jueves 25 de septiembre de 2014

De modo semejante al domingo pasado y al próximo, Jesús nos habla del Reino a partir de la imagen de la viña. Toda la fuerza se dirige a tocar el corazón y mover a una auténtica conversión a toda persona. Se trata de vencer la tentación, que afecta a todos, de pensar que ya somos lo bastante buenos, que no hay que mejorar en nada de lo que siempre se ha hecho. Y en el fondo no nos damos cuenta de que estamos lejos de actuar como Jesús, porque nuestros sentimientos no son los suyos, y nuestro modo de pensar no es como el del Padre.
De dos hijos nos habla hoy la parábola. Pero el hijo ideal sería un “tercer” hijo que respondiera como el segundo: voy, señor y que, al mismo tiempo, hiciera como el primero: ir a la viña. Dios querría de nosotros la respuesta de Jesucristo, en que la vida y las palabras coincidiesen, pero es consciente de nuestra debilidad. Somos de barro.
San Pablo nos da una clave para caminar en el seguimiento del Señor: “tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús”. Nuestra vida de fe no puede ser solo una fina capa de cristianismo que no ha penetrado en nuestro ser y que solo da brillo de bondad a una vida que, de hecho, está apartada de Dios. Seamos “piedras vivas” como indica el lema pastoral de la Diócesis.

JPEG - 54.3 KB

Orar con el evangelio:

Que acojamos en lugar de juzgar y despreciar
Señor, la palabra ha perdido su valor.
Demasiadas veces
decimos «sí» para quedar bien.
También nos pasa esto contigo.
Queremos agradarte, te prometemos
muchas cosas y pocas veces las cumplimos.
Señor, ayúdanos a ser sinceros sin herir.

Señor, aumenta nuestra fuerza de voluntad.
Nos cuesta actuar cuando no tenemos ganas.
Nuestros jóvenes
han aprendido muy bien el ejemplo.
Señor, que el «no me apetece»,
no sea el único móvil de nuestras actuaciones.

Señor, nos cuesta entender
que los ladrones, vividores o traficantes
puedan entrar en tu Reino.
Tal vez les sea más fácil
porque sólo dependen de tu amor y tu perdón
mientras que nosotros nos creemos
con derecho por nuestras buenas obras.

Señor, danos un corazón sensible
a las deficiencias propias y ajenas.
Que acojamos en lugar de juzgar y despreciar.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret..

Zip - 20.3 KB


Próximamente...

  • Peregrinación a Santo Domingo de la Calzada-(29 de septiembre)