rss


Domingo XXXIII. Día de la Iglesia Diocesana

Domingo 16 de noviembre de 2014

Este domingo celebramos el “Día de la Iglesia Diocesana”. Y lo celebramos en comunión. Las comunidades cristianas de la Rioja - todas - nos sentimos piedras vivas de la Iglesia Universal. El lema de este año es: “Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios”. Y el cartel nos muestra la alegría de unos creyentes en torno a la pila bautismal, cuyas aguas sacramentales nos incorporan a la Iglesia como verdaderos hijos en el Hijo. Su sonrisa de creyentes es una declaración de esperanza; sus manos, acariciando la pila del bautismo, son una declaración de confianza y de amor; su mirar bondadoso, toda una invitación a ser partícipes del gozo de construir la Iglesia juntos, de sembrar juntos el Espíritu de Cristo, de extender juntos el Reino de Dios.
El Sr. Obispo nos recuerda el gozo que supone participar, sentirnos responsables de la vida de nuestras comunidades cristianas. Y nos anima a todos - pastores y fieles - a colaborar de corazón con nuestra oración, con nuestro tiempo y nuestros bienes, a acrecentar la vida y el testimonio evangélico de nuestras parroquias. D. Juan José cuenta con todos y cada uno de los bautizados. Y a todos nos agradece la generosidad y el compromiso de ser iglesia auténtica y cercana, atenta especialmente al dolor de los que sufren.
El cuadernillo de la Diócesis recoge alguno de los innumerables servicios que la Iglesia Diocesana ofrece a nuestra sociedad, a través de los cuales va haciendo presente la acción amorosa del Padre. Y nos informa de las Cuentas 2013, para hacernos llegar con transparencia la buena gestión de los bienes diocesanos y la necesidad de generar recursos.
Somos “piedras vivas”, personas diversas en su condición, edad, cultura y situación social. Árboles que damos frutos.

Oración evangélica:
Ser dignos de la confianza y responsabilidad recibidas

Dios y Padre nuestro, cómo nos gustaría
que un día nos dijeras a nosotros:
“eres un empleado fiel y cumplidor”,
y “pasa al banquete de tu Señor”.

Por eso queremos agradecerte
por los bienes que nos has confiado:
nuestra vida y la de todos nuestros
hermanos y hermanas,
la capacidad de amarte y de amarnos,
la responsabilidad de organizar la convivencia
entre toda la gran familia humana
y de cuidar del universo.

Ayúdanos, Padre, a ser dignos cada día
de la confianza y responsabilidad recibidas;
que sepamos trabajar con los propios talentos
y valorar los de nuestros hermanos;
que no tengamos miedo de gastar la vida
poniéndola al servicio de causas nobles;
que nunca tengas que decirnos que somos
empleados inútiles, negligentes u holgazanes.

Ayúdanos, sobre todo, a no caer en la tentación,
de mirarte con miedo o desconfianza,
de pensar que no tenemos nada que ofrecer
y de no querer arriesgarnos o comprometernos
cuando se trata de servir a la comunidad.

Haznos salir cada día de una vida
que no busca más que la propia comodidad
y haznos entrar en tu modo de ser
encontrando la alegría en pensar en los demás
y perdiendo el miedo de entregarnos totalmente.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret

PDF - 911.3 KB

Calendario
agosto de 2019 :

Rien pour ce mois

julio de 2019 | septiembre de 2019


Próximamente...