rss


Domingo de la PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

Sábado 1ro de febrero de 2014

Hoy, 2 de febrero, cuarenta días después de la Navidad, celebramos la fiesta de la presentación de Jesús en el templo de Jesusalén. Jesús, un niño como los demás niños, se somete a la ceremonia que tenían que hacer los israelitas: llevar a su hijo primogénito al templo, para consagrarlo a Dios. Y allí, en aquella ceremonia humilde, dos ancianos llenos del Espíritu, Simeón y Ana, reconocen la obra de Dios y la proclaman: aquel niño es el Señor, luz de toda la humanidad, salvador del mundo.
Para vivir desde el amor. Para reconocer a Jesús hay que dejar trabajar al Espíritu que habita en nosotros; y escuchando al Espíritu podremos entender, conocer y experimentar la verdadera misión de Jesús, como el anciano Simeón. Jesús es la presencia de Dios que ilumina el mundo. Con él se pueden romper los antiguos esquemas para vivir con un corazón nuevo.
No es tarea fácil sentirse habitado por el Espíritu. Llenamos nuestra vida de prisas, preocupaciones, agobios, intereses …, y apenas dejamos sitio en nosotros al Espíritu, lo ocultamos entre nuestros “trastos” y no conseguimos encontrarlo.
Mi invitación hoy es dejar al Espíritu brillar, llegar al AMOR que está deseando cambiar el corazón para sentir, en verdad, que Dios vive en mí y en cada uno de los hombres y mujeres de mi vida. Dios es LUZ que ilumina. La candela significa la luz que recibimos del Espíritu, para descubrir el camino que nos conduce hacia el Señor en medio de las tinieblas del mundo.

JPEG - 74.4 KB

ORACIÓN: Luz para toda la humanidad

Te damos gracias, Señor Jesús,
porque has querido venir entre nosotros
como luz para toda la humanidad.

Que tu Espíritu nos abra
la mirada interior de nuestro corazón
para que te sepamos reconocer
como te reconocieron Ana y Simeón.

Que el Espíritu Santo nos haga comprender
que la luz que hemos visto y recibido
debemos comunicarla y hacer posible
que ilumine a otras personas
y se sientan cautivadas por ti.

Hoy queremos agradecer especialmente
por los abuelos, abuelas y personas mayores
de nuestras familias y comunidades,
por su dedicación a los nietos y
por el apoyo a toda la familia
en estas horas de crisis de valores;
por la disponibilidad en colaborar
en actividades eclesiales o de solidaridad;
por la sabiduría y serenidad
con que saben enfrentar la vida;
por la esperanza y todos los valores
que comunican a los más jóvenes;
por su fidelidad en mantener viva
la llama de la fe y de la esperanza.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret



Próximamente...

  • Reunión de padres. Colonia Viguera 2019-(19 de junio)
  • Valvanerada de JUCOMA-(29 de junio)